Historia

Historia

 

Transcurría 1985 cuando, Eduardo “Pacha” Cantón dejó atrás Buenos Aires enamorado de Carmelo. Por aquel entonces, donde hoy se encuentra el desarrollo de Cantón Estate, sólo se adivinaba una playa debajo de un monte de espinillos con un bosque de pinos detrás que prometía un futuro pulmón verde.

El paisaje era agreste y silencioso. No tenía los “atractivos” de la ciudad, pero sobre esos médanos, Pacha Cantón dibujó en su mente casas, un puerto, un restaurante, niños en bicicleta, caballos… un estilo de vida. Motivado por estas imágenes, dejó todo para establecerse en la zona con la idea de desarrollar un emprendimiento inmobiliario que ofreciera, además de un paisaje fuera de serie a sólo 15 minutos de Buenos Aires, una posibilidad de vivir tranquilo y en contacto con la naturaleza.

En 1990 comenzó las obras: cercó el predio, llevó el tendido eléctrico y comenzó a trazar las calles internas, mientras construía lo que sería su propia casa, la primera del barrio. También encargó el cartel que decía “Aeropuerto Internacional de Carmelo”, y poco después aterrizaba la primera avioneta, habilitando el predio para los futuros vuelos.

Finalmente, en 1993, inauguró oficialmente Club de Campo El Faro, el sueño de un visionario, que se plasmó en la forma de vida de cientos de familias que eligieron la paz, la vida al natural y la seguridad, para establecerse en Carmelo.

Luego vinieron finca Narbona, Puerto Camacho, el embarcadero exclusivo del emprendimiento, el barrio La Toscanita y su pintoresco estilo que evoca el noreoeste italiano, los pinares del Hotel…

Esta es la historia de Puerto Carmelo, que se termina de colorear con las anécdotas de quienes lo viven a diario: cabalgatas, asados, tardes de río… pero su historia no es más que el punto de partida del futuro de Puerto Carmelo… una tierra prometida para familias en busca de otra forma de vida, más sana y más libre.

Canton Estate no es sólo un emprendimiento inmobiliario, mucho más que eso, es una filosofía de vida.